La parentalidad desde autores argentinos (Cap. 10)

Publicado en la revista nº049

Autor: Amburgo, Claudia

 

LA PARENTALIDAD DESDE AUTORES ARGENTINOS (Claudia Amburgo)


Los pioneros del psicoanálisis de niños en la Argentina incluyeron al padre, su roll, su función para otros, permitiendo posteriores conceptualizaciones.


En la Argentina, Arnaldo Rascovsky y Arminda Aberastury iniciaron su práctica en los comienzos de la década de 1940, llevando el psicoanálisis a la Universidad y al Hospital, difundiéndolo fuera de los ámbitos del consultorio.


Crearon grupos de orientación de padres y madres, grupos de pediatras, la psicoterapia en odontopediatría, la psicoprofilaxis quirúrgica, la psicoterapia del grupo familiar con niños, utilizando juguetes y la psicoterapia del binomio madre-hijo padre-hijo, realizándose estos tratamientos en hospitales y consultorios privados.


Arminda Aberastury y Betty Garma tradujeron la obra de M. Klein en Argentina. Arminda (1977) hace referencia a la fase genital previa (de su autoría) que coincide con la aparición de la dentición, centrando su interés en este período, en el cual la aparición del diente determina el abandono del pecho, e impulsa al niño a la búsqueda de otra forma de unión “sustituyendo boca-pecho” (o sustituto) por la eclosión de la fase genital previa en la que los genitales están destinados a ser los herederos de la primera forma de unión postnatal”, (no excluye la actuación de rasgos orales y anales) en el marco de la concepción del Edipo temprano de M. Klein.


Para Arminda la salida del diente modifica la posición del niño frente al mundo, la búsqueda del padre se hace evidente también con la aparición de la marcha y el lenguaje, el bebé comienza a gatear, a emitir sus primeros sonidos y a intentar ponerse de pie representando el desprendimiento producido por el nacimiento, salir de la madre hacia el mundo: “la estabilidad y el afecto del padre son imprescindibles” (Aberastury, 1977, p. 131) equipara la importancia de este momento evolutivo de desprendimiento, con el de la adolescencia.


La adolescencia atravesada también por un largo proceso de duelo, :a)duelo por el cuerpo infantil, la bisexualidad y la renuncia al incesto, b)duelo por la identificación infantil y c)duelo por los padres de la infancia.Arminda y colaboradores realizan un excelente aporte a este proceso adolescente considerando que hay una doble vertiente ya que los padres también viven los duelos de los hijos, es decir tienen que desprenderse del hijo niño y evolucionar a una relación con el hijo adulto, lo que les impone muchas renuncias de su parte ya no serán ídolos, ni líderes de sus hijos para pasar a aceptar una relación llena de ambivalencias y fluctuaciones entre dependencia - independencia. Los padres se ven enfrentados entonces a la aceptación del envejecimiento y de la muerte. (Aberastury y col., 1978, p. 18)


Conceptos vertidos en su libro sobre Adolescencia


El Dr. Eduardo Salas (1978) discípulo de A Aberastury y miembro también de la APA, compiló material que habían elaborado juntos en su libro La Paternidad.


Sus conceptos más significativos


El psicoanálisis ha revelado que es fundamental para la vida del niño que su nacimiento haya sido deseado; sentirse hijo del padre es tan fundamental para el desarrollo del individuo como el hecho mismo de serlo.


Sigue diciendo “los historiales clínicos mostraron siempre que un niño sin padre o crecido junto a un padre ausente, o débil, podía presentar trastornos psíquicos-orgánicos”. Refiere que también por esto organizó los grupos de padres con la finalidad de estudiar las zonas más profundas del vínculo padre-hijo, apoyándose en su lectura de S Freud que señaló a través de toda su obra que el Complejo de Edipo es el nódulo de la neurosis infantil y del adulto.


La figura del padre es fundamental a lo largo de toda la vida del niño. Hay dos momentos en que su participación es decisiva para ayudar al niño a resolver sus conflictos en la “organización genital temprana” (todo niño necesita un padre para separarse de una madre y más de una madre posesiva) y en la entrada de la adolescencia.


Continúa desarrollando temas: el padre hasta los cinco años, el padre y la escuela aquí dice que su rol es fundamental para continuar con la aventura del descubrimiento iniciada por el niño desde muy temprano facilitándole el aprendizaje, el padre del adolescente.


El rol aún si refuerza su unión con la madre y ofrece al hijo “la pareja” como fuente de identificación.


Luego habla de las dificultades para asumir el rol paterno: la indiferencia, celos, o desafecto de algunos padres tienen sus raíces en tempranas situaciones infantiles con sus propios padres y en la actual con su pareja.


Por último El padre ausente, el padre débil, el padre “laissez faire” (Salas, E., 1978, p. 105): aquél que estando presente no pone límites, genera sensación de soledad y abandono, el ausente obliga a veces al hijo a tomar su lugar en un proceso de identificación.


Bibliografía


Aberastury A. (1970). La importancia de la organización genital temprana en la iniciación del Complejo de Edipo. Revista de Psicoanálisis de APA, XXVII.


Aberastury A. (1977).  Aportaciones al psicoanálisis de niños (cap X: la fase genital previa). Buenos Aires: Paidós.


Aberastury A. (1978). Teoría y Técnica del psicoanálisis de niños (cap V y VII) Buenos Aires: Paidós.


Aberastury, A. y Col., (1978). Adolescencia Normal. Buenos Aires: Ediciones Kargieman (pag 18)


Salas E. (1978) La Paternidad. Buenos Aires: Ediciones Kargieman