Parentalidad en la adolescencia (Cap. 16)

Publicado en la revista nº049

Autor: Koremblit de Vinacur, Nora

 

PARENTALIDAD EN LA ADOLESCENCIA (Nora Koremblit de Vinacur)


Es poco claro el lugar que tienen los padres durante el proceso adolescente de sus hijos. Este período siempre lo encontramos descrito desde el sufrimiento del niño- adolescente.


Se describe con más facilidad en diferentes etapas de la crianza.


Es claro que las funciones en la parentalidad deben ir ajustándose en cada momento evolutivo. Ser padres en temprana edad va a requerir de un mayor cuerpo a cuerpo y demanda física que en etapas posteriores.


Es necesario acompañar y acomodarse a las demandas requeridas por el hijo acorde a sus experiencias y necesidades. En esta etapa deben reconocer que sus hijos han crecido y admitir que los cambios físicos existen y requieren una reacomodamiento mental tanto en el hijo adolescente como en su familia.


Los padres ven una disarmonía entre el cuerpo infantil y la mente de su hijo que va madurando. Sus fantasías lo asustan y lo confunden. Esta disarmonía alude al contraste entre la actividad pulsional y los mecanismos defensivos todavía infantiles.


En la esfera cognitiva también puede verse cierta invasión de estos impulsos, utilizando mecanismos de denegación que pueden traer trastornos escolares y/ o en el área del pensamiento.


El primer avance pulsional se asume en la fase edípica y conduce a la inserción en la estructura familiar estable, conservadora. El segundo avance se inicia en la pubertad, en la inserción en la cultura. Ambos procesos son diferentes entre sí.


En el primero se trata de los modelos identificatorios que los objetos primarios, los padres, le proponen al hijo.


En el segundo proceso, innovador para el proyecto identificatorio, el joven debe procurarse sus objetos amorosos, exogámicos y desarrollar las capacidades que le permitirán incluirse y desarrollarse. Deben tramitar un duelo por la separación de sus padres y establecer nuevos contratos, según Cristina Hornstein.


Lo sociocultural incide sobremanera ya que las instituciones y la familia están en crisis, motivos que tampoco ayudan al establecimiento de buenos modelos identificatorios.


La adolescencia pone a prueba la capacidad de transformación de los padres


Muchas veces se ve en las consultas una especie de Edipo transformado, en el sentido que de niño era curioso de lo que ocurría entre sus padres. Hoy pareciera que es al revés. Son los padres los que desean saber que hacen sus hijos sin quedar excluidos. De este modo tampoco pueden asumir un verdadero rol de adulto. No se sabe quien está más asustado. Es necesario contener a los padres para que puedan ser útiles para poder cuidar a sus propios hijos en crisis adolescente.


Si bien algunos autores refieren que la adolescencia es una neurosis sana, ya que es pasajera y se disuelve por sí misma, es sumamente necesario acompañar a los padres brindándoles un marco de confianza por este proceso de su hijo


No se trata de combatir la adolescencia como algunos padres cree. Es necesario acompañarla y aceptarla.